Encuentro Independiente de Música Antigua - EIMA 2017

Encuentro Independiente de Música Antigua - EIMA 2017
André Rochefort, Moisés A. Bittner, Octavio Tenorio, Ruth Robles, Moiver Ocayo, Claudio Contreras, Ana Neumann, Rolando Belmont

viernes, 15 de enero de 2016

TRAVERSO

El origen de la flauta es ciertamente remoto. Era conocida hace unos 25.000 años E.C. y estaba hecha en hueso, a modo de silbato. En todo el mundo, diferentes culturas inventaron sus propios tipos de flautas, según las necesidades. Las civilizaciones tempranas donde predomina el impulso masculino asocian las ideas flauta – fertilidad – vida – renacimiento, y la asocian con innumerables ceremonias. Eran hechas con madera o huesos humanos, caracolas y había una gran variedad de tamaños. Es interesante observar que en el año 1000 la flauta desaparece junto con la caída de Roma y comenzó a reaparecer en el siglo X y XI. Es probable que la flauta fuera introducida en Alemania por los Bizantinos. En el siglo XIV, la flauta se introduce en los demás países europeos. Durante el siglo XVI, fue uno de los instrumentos más populares en Italia. Su popularidad se extendió a Inglaterra, donde se destaca la gran colección de flautas de Enrique VIII.




El sonido de la flauta travesera es asimilado con dioses, "una nota de ésta es capaz de calmar al mundo", fue una de las frases más escuchadas durante la Edad Media. La flauta del Renacimiento es de una sola pieza, con orificios que se tapaban directamente con los dedos; es decir, sin llaves, lo que no permitía demasiada agilidad de notas. En el siglo XVII, empiezan a ponerse en marcha una serie de mecanismos, que posteriormente culminarán con la aparición del sistema Boehm, hacia 1830.




A través de los siglos XI, XII y XIII, las flautas traveseras no eran muy comunes en Europa, siendo la flauta dulce la más prominente. La flauta travesera llegó a Europa desde Asia, vía el Imperio Bizantino, donde migró a Alemania y Francia. Estas flautas eran conocidas como "flautas alemanas" para distinguirlas de otras las flautas dulces (también llamadas "flautas inglesas"). La flauta se comenzó a usar en la música de corte junto a la viola da gamba, y también en música secular, aunque sólo en Francia y Alemania. No se expandiría al resto de Europa por cerca de un siglo. La primera aparición literaria de las flautas traveseras fue en 1285, por Adenet le Roi en un listado de instrumentos que él tocaba. Después de esto, pasó un período de 70 años donde hay pocas referencias de la flauta.

Comenzando en 1470, un renacimiento militar en Europa llevó al renacimiento de la flauta travesera. El ejército suizo usó flautas como señalización y esto ayudó a que la flauta se expandiera a toda Europa. En el siglo XVI, las flautas comenzaron a ser utilizadas en música de corte y música teatral (predecesora de la orquesta), y los primeros solos de flauta. Siguiendo la música de corte del siglo XVI, las flautas comenzaron a aparecer en ensambles de cámara. Estas flautas eran usadas a menudo como la voz tenor. Sin embargo, las flautas variaban bastante en tamaño y tesitura. Esto hizo necesaria la transposición, la cual llevó a los flautistas a usar los hexacordos guidonianos (utilizados por cantantes y otros músicos desde su introducción en el siglo XI) para transpositar música más fácilmente.

Durante los siglos XVI y XVII en Europa, la flauta travesera estaba disponible en diversos tamaños, así formando un consort de la misma forma que las flautas dulces y otras familias instrumentales. En esta etapa, la flauta travesera fue usada usualmente en una pieza (o dos para las de mayor tamaño) y tenía una orificio cilíndrico. Como resultado, esta flauta tenía un sonido bastante suave y un rango limitado; siendo utilizada principalemente en composiciones para el "consort suave".

La era barroca marcó el retorno de la popular flauta travesera. Su construcción fue hecha en un tubo cónico que contenía seis agujeros abiertos agrupados en dos secciones y una llave cerrada que producía el Re#. El cuerpo, antes de una sola pieza, fue realizado en tres partes: cabeza, cuerpo y pie (modelo Hotteterre). La flauta barroca empieza sus alturas en Re y tenía dos octavas. Otras notas podían tocarse intercalando dedos o tapando la mitad de los orificios, pero eran difíciles de tocar y de sonoridad opaca.



Alrededor de 1700, el cuerpo fue dividido en dos partes y pies extras, llamados cuerpos de recambio (corps de rechange), lo que permitía al flautista adaptar su afinación de acuerdo a diferentes orquestas. En 1722 se inventan las llaves de Do y Do#. El flautista y compositor J.J Quantz critica mucho esta prolongación, que juzga inútil y nociva para la calidad del sonido. En 1752, los Tratados de Quantz y Tromlitz (en 1786), ofrecen diferentes digitaciones para cada nota. En 1760 los fabricantes Florio, Gedney, y Potter agregan las llaves de Sol#, Si y Fa. Alrededor de 1790 aparecen flautas de 4 llaves en la música sinfónica de Haydn y Mozart. Entre 1810-20 los fabricantes Rudall & Rose fabricaron en Londres flautas de 8 llaves, que fueron muy populares en Inglaterra. En 1832, el flautista alemán Theobald Boehm estudió las nuevas técnicas de flauta y basado en un nuevo sistema, creó la flauta que se usa hoy en día.



Otros nombres para el traverso son:

traversflöte (alemán)

flauta transversal (portugués)
flauto traverso (italiano)
flûte traversière (francés)
baroque flute/transverse flute (inglés)

Moisés utiliza un traverso modelo Grenser (La=415Hz), construido por Jorge Montero en madera de granadilla y otro modelo Carlo Palanca (La=415Hz) construido por Christian González Céspedes en madera de ébano, una flauta clásica de 8 llaves, además de 2 flautas soprano (una modelo transición renacimiento-barroco y la otra Aulos) y 2 flautas tenor (Aulos y Yamaha). También cuenta con una cítara marca Sideral y un pandero marca Adix.


 

 



2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. https://miguelmorateorganologia.wordpress.com/flauta-travesera-1/

    ResponderEliminar